Esta nueva sección de nuestra web nace como un espacio abierto para que los asociados de la APDV, periodistas y fotógrafos, puedan dar su visión de la actualidad deportiva en Valladolid en formato opinión o artículo. Un espacio de encuentro, de análisis, de crítica constructiva y de visión de nuestro deporte. Con la intención de dar dinamismo e interacción a esta nueva pestaña de la web y que tendrá continuidad en las redes sociales, con regularidad aparecerá un nuevo trabajo publicado de nuestros asociados y de forma rotatoria.
El guante está lanzado.
Espacio patrocinado por:
FOTO:  Real Valladolid

No todos los caminos conducen a Roma

Mié, 11/05/2022 - 19:23
Miembro APDV
ALEJANDRO DE GRADO

 

El Real Valladolid nos está malacostumbrando a sufrir un cúmulo de sensaciones durante todas sus temporadas. Deberíamos aceptar que, en ocasiones, nos da una de cal y otra de arena. Cuando se da la primera opción, desconocemos lo que puede pasar luego, ya que alterna con la segunda de forma habitual.


Esta campaña con José Rojo, Pacheta al mando pasa lo mismo. Es capaz de perder ante la Real Sociedad B (1-2) en el Estadio José Zorrilla sin que el rival tire a puerta y, en la siguiente jornada, es capaz de ganar al líder de la categoría (0-2) a domicilio sin que Jordi Masip haga una sola parada. ¿Alguien lo comprende? Parte del aficionado blanquivioleta respondería que sí y el que no sigue al Pucela no sabría ni qué decir. Es su historia y es así. 

Sin embargo, no todos los caminos conducen a Roma. El partido ante el CD Mirandés debería ser el reflejo del puro resultadismo y no de las sensaciones porque lo único positivo fue el marcador. Ese encuentro tiene que ser el ejemplo para los jugadores con la finalidad de que no vuelva a suceder y, por lo que parece, en estos dos últimos partidos han aprendido la lección, a pesar de los errores defensivos que se vieron ante los de Xabi Alonso. 

Ni ante los donostiarras, ni ante los armeros, mereció perder y ahora, si analizamos el contexto clasificatorio, estaría en puestos de ascenso directo. Con todo y con ello, esto tampoco tendría que pesar y llevarlo en una mochila porque cada partido es un mundo y el “proceso” o el “camino” que cita Pacheta en las comparecencias tiene que ser el de Ipurúa. Un equipo serio, sin errores groseros, con la iniciativa, con el balón en su poder demostrando que no está, ni mucho menos, muerto y enganchando a una afición que volvió a volcarse con los suyos. Chapó.

Por estas razones, el rival directo del Real Valladolid no es ni el Tenerife de Luis Miguel Ramis, ni la Unión Deportiva Almería, ni siquiera es la Sociedad Deportiva Eibar. Se trata de una batalla consigo mismo porque no depende de él y si piensa en el posible error del rival, sin centrarse en lo que tiene por delante, puede provocar que acabe KO a las primeras de cambio. Aun así, si sale vencedor de los últimos tres duelos, puede tener el camino hacia Primera División, sin la necesidad de conducir hasta Roma como dice el refrán.

Compartir
C / Barbecho 23 (Local)
47014 Valladolid
- Horario de la Asociación -
Lun a Vie, de 10:00h a 14:00h.